Home MÚSICA Grammy 2016: Tanto para unos, nada para otros
Grammy 2016: Tanto para unos, nada para otros

Grammy 2016: Tanto para unos, nada para otros

0
0

El mundo de la música está lleno de historias de fracasos, injusticias o triunfos raros. Quien rechazó a The Beatles en una audición se arrepintió toda la vida; hay canciones que se conocen más por las versiones de otros que por su intérprete original. O también están las historias de artistas que no ven un peso por su obra. Y en materia de galardones, premios o reconocimientos también hay historias por contar. 




Justamente, con una nueva entrega de los premios Grammy, salen a relucir críticas ante la industria musical, sus tácticas o la utilidad misma de los premios. Los  ganadores, los perdedores, el antes y el después de esa entrega se convierten en motivo de discusión en redes y medios por unas horas. Todo se olvida luego; la industria no se detiene y en un año serán otros los ganadores, los perdedores y los criticados.

Aún así, en Bogotá Web Radio estuvimos atentos a estos premios y compartimos con ustedes nuestras impresiones.

1. El empate de Natalia Lafourcade y Pitbull en la categoría de álbum urbano

¿Será esta una nuestra de un eclecticismo forzado? ¿O una muestra de cómo no hay una decisión única para no herir susceptibilidades?

El que la talentosa mexicana nos haya dado uno de los mejores discos íntimos del año pasado y que Pitbull sea el encargado de mover las pistas es muy distinto. Pero el mensaje con esto, podría verse como una indecisión innecesaria. Los empates pueden verse como un premio de consolación. 

2. Alabama Shakes como ganador

Cinco años atrás, Arcade Fire ganaba un premio Grammy al disco del año con The Suburbs. En cierto modo, este premio representaba los esfuerzos de los independientes que por décadas han desafiado las reglas y han dado increíbles discos. Y ahora, con Alabama Shakes, hay más interés en aquello que para el público masivos puede ser marginal; pero que para el público y la audiencia puede ser más interesante.




3. Egos, Lady Gaga y David Bowie 

Dicen que la mejor forma de admirar a alguien es imitarlo; copiarlo. Es reconocer su estilo, reconocer su lugar y momento. Es cierto que como Bowie, solo Bowie. Imitadores y admiradores quieren estar cerca; pero Bowie ya no está más en este mundo. Así que al igual que Elvis, John Lennon, Janis Joplin o Kurt Cobain, nunca habrá quien se acerque a lo que hicieron. Y por más maquillajes o ropajes, es mejor dejar que ciertas cosas sean recordadas pero no imitadas. Al pop pop, y a al arte todo y más.

4. Taylor Swift ganadora

Otra gran pregunta. Taylor decidió sacar su disco de plataformas digitales. Bien sabemos que es una apuesta que ha salido bien; y será esta una manera que la academia tiene para decirle a la gente que el pop puede ser también una declaración política? Que con él se puede decir y hacer mucho y no porque sea algo masivo, ¿no puede llevar mensaje?

5. Skrillex y Diplo presentan Jack Ü

El EDM parece haber llegado para quedarse. Pero es una de las tendencias electrónicas que más controversia han generado. No hay nada en que la música sea popular y que le llegue a todo el mundo. Pero cuando actitudes, sonidos y fórmulas se han conocido previamente, se convierten en zonas de confort. Los beats y los efectos se distinguen; pareciera que se hubiera llegado a una zona de confort en lo que era una de las músicas más transgresoras de los últimos años.




6. El Taxi

Un final latino; un recuerdo a ese gusto por la sensualidad y voluptuosidad. Caderas de leche y miel, Sofía Vergara deseo de unos, envidia de otros. Pero algo que también muestra cómo el sonido del reguetón ya no tiene fronteras. Aún así, también es una muestra del reciclaje en la música. 23 años atrás el “riddim” de Murder she wrote” se hacía presente en clubes y discotecas. Chaka Demus y Pliers imponían esto; pero luego aparece el Taxi y recoge a todos. ¿Dónde queda el reconocimiento? ¿Nos fijamos más en el taxi, las playas y las mujeres o los sonidos que nos emocionan?

Que entre alguien y nos ilumine.