Home MÚSICA Lo nuevo de M83…¿es Junk?
Lo nuevo de M83…¿es Junk?
0

Lo nuevo de M83…¿es Junk?

0
0

Hay que ser valiente para nombrar un álbum “Junk” (basura) o tener mucha confianza en que el trabajo es realmente bueno, por tanto el nombre sería una perfecta ironía. Éste no es el caso.

La banda francesa M83 estrenó su álbum JUNK el pasado 08 de abril, después de escucharlo unas 4 veces, la conclusión es que si bien el dicho dice que todo tiempo pasado fue mejor, los revivals no siempre funcionan, y el intento de la banda de retomar el sonido ochentero a partir de sintetizadores y baladas, definitivamente no funciona.

El nombre de M83 le hace honor a la galaxia Messier 83, y quizás ese sea el destino de su álbum, llegar a otra galaxia, porque en ésta no hay mucho que mueva la vibra de los terrestres. Ojo, no es cuestión de malo o bueno, es cuestión de falta de autenticidad en la imitación (no alusión ni tributo) de una época dorada en cuanto música se refiere.

Do it, try it, es el primer sencillo, pero no es el sonido general del álbum. Ésta canción es tentadora, y como la gran mayoría de sencillos te deja con ganas de indagar un poco más, lo triste es que probablemente esto sea lo mejor que se encuentre en Junk, el resto del álbum es  más decadente e incluso monótono. Si quiere comprobarlo haga la prueba de escuchar Go! a partir del minuto 1:55, luego salte a Bibi The Dog en el minuto 1:50, ahora dígame si no le suena demasiado parecido, ahora, pienso que estas son dos de las canciones que tienen potencial en el álbum, pero tanto parecido no es coincidencia.

Moon Crystal viene siendo perfecta para la banda sonora de Fiebre de Sábado en la Noche, o quizás para alguna escena romántica de una película o serie de los 80’s, oh oh, el problema es que ya existen esas bandas sonoras. Está bueno tener referentes, pero no perder la identidad, la nostalgia de Anthony González no se ve reflejada en esta compilación de canciones, sino que se ven encasilladas según un estilo de música.

Según González (frontman de M83), éste álbum no se concibió como tal, sino que aglomera canciones sueltas que aparentemente no encajaban muy bien, pero juntas de alguna manera tenían sentido. Concuerdo completamente con él, el álbum quizás no cuenta una historia de un personaje, pero sí puede que hable por una época; quizás el problema es que así como el arte contemporáneo, está fuera de tiempo.

Laser Gun es probablemente la canción, que después de Do It, Try It, puedo rescatar como auténtica de los M83, es más juguetona y sin salirse de esa vibra ochentera que transmite todo el álbum, tiene un discurso mucho más genuino y fiel al sonido de la banda. Sin embargo, podría apostar que el siguiente sencillo del álbum será Road Blaster, siendo esa canción que fácilmente puede rotar en radio y es perfecta para un roadtrip, no es una canción memorable, pero sí es una canción digerible y agradable que se cuela de algún modo en las listas de reproducción.

Me gusta Pink Floyd, siempre he admirado el poder de transportar y contar historias con o sin letras a través de música, visuales que refuerzan lo que se cuenta y una interpretación impecable, la verdad (y lo digo como un halago) hubo je ne se quoi en Tension, que me recordó a Pink Floyd, bueno, probablemente a alguna intro de Pink Floyd. Ésta es una canción que va muy de la mano con For The Kids o Atlantique Sud, que no son instrumentales pero sí bajan el beat muchísimo y se van al terreno reflexivo. No todos son un Michael Jackson que se las ingenió para hacernos bailar y pensar al tiempo con canciones como We Are The World. No los comparo musicalmente porque son estilos inverosímiles, pero sí es claro que uno movía la fibra, y el otro se queda en el intento.

En el álbum hay varias colaboraciones valiosas, mi favorita es la de Beck, quien los acompaña en Time Wind, si bien el track sigue siendo predecible, la intervención de Beck es un poco más disruptiva que las demás, y tiene más fuerza en cuanto a impresión de estilo que el resto, cosa que puede ser un arma de doble filo, dado que Beck genera amores y odios y la receptividad que tiene es súmamente polar.

El álbum cierra con Sunday Night 1987,  es un broche de oro para el álbum, evoca los 80’s desde el nombre hasta las voces y la instrumentación. No es un llamado a la memoria, sino una canción que quizás hubiese sonado en la época pero difícilmente iba a dejar huella, tal cual éste álbum.

AppleMusic Deezer Spotify